El inicio astronómico del Otoño 2016



El otoño de 2016 comenzará el 22 de septiembre a las 16h 21m hora oficial peninsular, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional - Ministerio de Fomento). Esta estación durará 89 días y 20 horas, y terminará el 21 de diciembre con el comienzo del invierno.
En cuanto a los planetas, el cielo matutino estará dominado por Júpiter, mientras que Urano será visible toda la noche al principio de la estación, pasando a mediados del otoño a ser visible únicamente en el cielo vespertino junto con Venus, Marte y Saturno. No se producirá ningún eclipse durante el otoño de 2016.
Por otra parte, el domingo día 30 de octubre tendrá lugar el cambio de hora, recuperando el horario de invierno.


Las constelaciones en otoño


Esta es la época del año en la que, quizás mejor que en cualquier otra, la ancha franja de la Vía Lástea se presenta a la observación en las mejores condiciones. La vislumbramos salir, por el cuadrante noreste del horizonte y subir perpendicularmente por la bóveda celeste, asaltando el amplio pentágono del Cochero, en el que brilla la regulgente Capella. Roza Perseo y la rojiza Algol en la zona donde se extiende la amplia W de Casiopea. El río sideral atraviesa la gran cruz del Cisne y las estrellas del Aguila, cuya presencia nos deja adivinar Altair.


El Centro de la Vía Láctea


Observando a través del corazón de nuestra galaxia, la Vía Láctea, el Telescopio Espacial Hubble revela un escenario de más de medio millón de estrellas. Casi todas ellas son miembros del cúmulo estelar nuclear de la Vía Láctea, uno de los cúmulos estelares más densos y masivos en la galaxia. Escondido en el centro de este cúmulo, reside el agujero negro supermasivo de la Vía Láctea.

El centro de la Vía Láctea se encuentra a 27.000 años luz de distancia en la constelación de Sagitario. La población estelar de esta región es tan densa, que sería como tener un millón de estrellas agrupadas entre la Tierra y el sistema estelar Alfa Centauri, ubicado a 4,3 años luz de distancia. Este denso cúmulo estelar rodea al agujero negro supermasivo de la Vía Láctea, conocido como Sagitario A*, el cual es alrededor de cuatro millones de veces más masivo que el Sol.

Sagitario A* no es el único objeto misterioso que acecha en esta región de la galaxia. El centro de la Vía Láctea contiene una gran cantidad de objetos que no se pueden observar en luz visible debido a las gruesas nubes de polvo en el disco galáctico. Por esta razón los astrónomos han utilizado la visión infrarroja del Hubble. Sin embargo algunas de estas nubes, visibles como regiones oscuras en la imagen, son tan gruesas que ni siquiera la capacidad de visión infrarroja del Hubble puede penetrarlas. Además de las estrellas ocultas en el polvo, los astrónomos calculan que hay alrededor de 10 millones de estrellas en este cúmulo, las cuales son muy tenues y difíciles de observar, incluso para el Hubble.

Los astrónomos también pudieron medir los movimientos de las estrellas a lo largo de un periodo de observación de cuatro años. Al utilizar esta información, se pudo inferir la masa y estructura del cúmulo estelar nuclear. El movimiento de las estrellas también puede aportar pistas sobre la formación del cúmulo: si fue resultado de una unión de varios cúmulos globulares, o si se formó debido al gas del disco galáctico que fue atraído al centro de la Vía Láctea, formando estrellas en el núcleo.

Crédito: NASA / ESA / Hubble


Los Planetas Jovianos

Los planetas jovianos del Sistema Solar. Crédito: bork.hampshire.edu  

Más allá "de nuestro sistema solar de Frost Line " - la región donde las sustancias volátiles como el agua, amoníaco y metano empiezan a congelarse – residen cuatro planetas masivos. A pesar que estos planetas - Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno - varían en términos de tamaño, masa y composición, todos ellos comparten ciertas características que hacen que se diferencian mucho de los planetas terrestres situadas en el interior del Sistema Solar.

Designados oficialmente como el gas (y / o hielo) gigantes, estos mundos también reciben el nombre de "planetas jovianos". Se utiliza indistintamente con términos como gigante de gas y el planeta gigante, el nombre describe mundos que son esencialmente "similar a Júpiter". Y mientras que el Sistema Solar contiene cuatro de estos planetas, las investigaciones extra-solares han descubierto cientos de planetas jovianos, de momento.


Las estrellas. Clasificación espectral


Mucho más allá de nuestro Sistema Solar se encuentra las estrellas. Todas las noches despejadas podemos verlas como puntitos luminosos, prendidos de la bóveda celeste.

Si las observamos a través del telescopio más potente del mundo, nos parecerían muchos más deslumbrantes, pero seguirían viéndose como pequeñísimos puntitos. La distancia que nos separa de las estrellas fue un misterio para el hombre hasta el siglo XIX. Los cuerpos de nuestro sistema planetario se mueven, y al cabo de varios días vemos que ocupan un lugar diferente respecto de las estrellas que les rodean; éstas, en cambio, permanecen fijas unas con respecto a otras: la forma de las constelaciones no varían con los siglos. Se habló, así, de las estrellas fijas.


La Estrella del Norte


Se estará preguntando acerca de la Estrella del Norte? En primer lugar, se podría esperar que una de las más famosas estrellas en el cielo nocturno de ser una de los más brillantes, pero no lo es; ni por asomo. Ese honor pertenece a Sirius . La Estrella Polar brilla con un humilde brillo que contrasta con su importancia para la navegación.


Fotografías tomada desde Saturno


La Cassini retrató nuestro planeta a 1.440 millones de kilómetros, como lo vería el ojo humano. Ese puntito azul pálido a la derecha, en la parte de abajo, somos nosotros.

Limpie bien el polvo de la pantalla de su ordenador si quiere apreciar esta fotografía con todo detalle. El gran planeta de anillos que se ve en el centro es Saturno, hasta ahí no hay ningún problema, pero si se fija bien verá que la Tierra también aparece. Es un puntito azul pálido abajo, a la derecha de la imagen, fácil de confundir con una pequeña mota apenas visible. ¿No somos realmente pequeños? Esta fantástica fotografía fue tomada por la sonda espacial Cassini de la NASA a 1.440 millones de kilómetros, desde el sistema de Saturno. Además de su impresionante belleza -la escena espacial en color aparece exactamente como la vería el ojo humano- , la instantánea tiene un valor simbólico. Era la primera vez que la humanidad sabía con antelación que iba a ser inmortalizada desde tan lejos. La NASA animó al publico en general a mirar y saludar con una sonrisa en dirección a Saturno en el momento de la fotografía, como una manera de reflexionar sobre la fragilidad y singularidad de nuestro hogar en el espacio.

La imagen completa (la de abajo está ampliada para apreciar mejor la Tierra) ocupa 651.591 km a través de Saturno y su sistema interior de anillos y es la primera en la que Saturno, sus lunas y anillos, la Tierra, Venus y Marte aparecen todos visibles. Para crear esta panorámica, el equipo de la Cassini ha tenido que procesar 141 imágenes de gran angular. Un dato para poner en perspectiva sus colosales dimensiones: la distancia entre la Tierra y la Luna encajaría cómodamente dentro del tramo del anillo conocido como E

El anillo E brilla como un halo alrededor de Saturno y los anillos interiores. Debido a que es tan tenue, se ve mejor con luz brillante por detrás, cuando las pequeñas partículas se bosquejan con la luz a causa del fenómeno de la difracción. «Este mosaico ofrece una notable cantidad de datos de alta calidad en los anillos difusos de Saturno, mostrando todo tipo de estructuras interesantes que estamos tratando de entender», ha dicho Matt Hedman, científico de la Cassini.

Oculto al Sol

Esta nave espacial no intenta sacar muchas imágenes de la Tierra, porque el Sol está tan cerca de nuestro planeta que una vista sin obstáculos dañaría sus sensibles detectores. Los miembros del equipo deben buscar una buena oportunidad, cuando el Sol se deslizaba detrás de Saturno desde el punto de vista de la Cassini.

Lanzada en 1997, la Cassini ha explorado el sistema de Saturno durante más de nueve años. La NASA planea continuar la misión hasta el 2017, con la anticipación de muchas más imágenes de Saturno, sus anillos y lunas, así como otros datos científicos.



Explorando Marte


Hace cuatro décadas, antes de la primera misión con éxito a Marte, los científicos contaban con escasa información sobre el planeta: se conocía el carácter y composición de la atmósfera, muy fina y formada en su mayor parte por dióxido de carbono, y las observaciones mostraban unos polos que aumentaban y disminuían con lo que se entendió eran cambios de estación. Aunque la existencia de los famosos canales estaba prácticamente descartada, en la década de los 60 del siglo pasado algunos científicos aún creían en la existencia de vegetación en Marte. Hoy, y gracias a la veintena de misiones que han sobrevolado o aterrizado con éxito en el planeta vecino (porque otra veintena ni llegó a despegar, se perdió por el camino o se estrelló contra la superficie), nuestra visión de Marte es mucho más completa. Repasamos aquí algunos hitos de la exploración del planeta rojo.


Las Perseidas 2016



Las “Perseidas” (Lágrimas de San Lorenzo) es una lluvia de meteoritos de actividad alta (100 meteoros/hora). Tiene lugar cada año entre el 16 de Julio y el 24 de Agosto, alcanzando el máximo de intensidad durante de las noches del 11, 12 y 13 de Agosto de 2016.

Esta “lluvia de meteoros” es muy popular en el Hemisferio Norte debido a que transcurre durante el verano. Se conoce con el nombre de “Lágrimas de San Lorenzo” porque el 10 de Agosto es el día de este santo, de tal manera que se asoció con las lágrimas que vertió San Lorenzo al ser quemado en la parrilla.


Rayos cósmicos


Partículas subatómicas extremadamente energéticas que viajan por el universo con velocidades cercanas a la de la luz. Entre esas partículas se cuentan algunos electrones, pero sobre todo se trata de corpúsculos de carga positiva, es decir, núcleos atómicos completos, cuyas abundancias se corresponden a grandes rasgos con la composición química promedio del universo; predominan, pues, los protones o núcleos de hidrógeno. Los rayos cósmicos en estado primario no alcanzan la superficie terrestre, sino que se desintegran al chocar con la atmósfera. Sin embargo, se pueden estudiar de manera directa desde globos, aeroplanos o satélites artificiales. También se pueden analizar a partir de los fenómenos que provoca su desintegración en el aire.



El cielo en verano

Constelación del cisne o cruz del norte

El Verano es la estación en que solemos observar el cielo los aficionados con más frecuencia. El cielo estrellado y las vacaciones hacen que le dediquemos mayor tiempo a la observación a pesar que las noches son más cortas.


Inicio del verano 2016


El verano de 2016 comenzará el 21 de junio a las 0h 34m hora oficial peninsular, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional . Esta estación durará 93 días y 15 horas, y terminará el 22 de septiembre con el comienzo del otoño.


prekes sodui